La implicación emocional es la clave para consolidar el aprendizaje.

Nada cambia de verdad sin un “Proceso Formativo”

En un mundo en constante evolución  la Formación debe cambiar si de verdad quiere convertirse en una herramienta de cambio y desarrollo, en Dextra apostamos por una formación centrada en las nuevas teorías del aprendizaje, en una formación que  emocione, que genere experiencias que motiven la adquisición de nuevas competencias profesionales.

 Proceso Formativo Dextra

 

Por lo tanto nuestra aportación se basa, no sólo en el profundo conocimiento de las competencias a desarrollar sino en la “puesta en escena” de la formación. El “conocimiento” hoy está disponible en internet, la clave está en lograr su asimilación y su transferencia al puesto de trabajo.

Para ello utilizamos diferentes metodologías de aprendizaje que mantiene al participante “activo” e involucrado en el proceso. Partimos de un “assessment” competencial y nos centramos en cómo garantizar la puesta en práctica de las nuevas competencias. Sólo personalizando al máximo este proceso de aprendizaje lograremos que las personas incorporen nuevos comportamientos y actitudes

Facilitar la adquisición de nuevos reportorios de comportamientos es nuestro reto.

Desarrollo Gerencial

¿Cómo desarrollo todo el potencial de mi equipo? ¿Cómo dirijo sus actividades con lo diferentes que son? ¿Sabré motivarlos? ¿Y yo, como me “auto lidero? Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando tenemos responsabilidades sobre un equipo.

Para responderlas y sobre todo para implementar planes de mejor sobre éstos, y otros aspectos claves en la dirección de personas,  Dextra proporciona una metodología de aprendizaje centrada en “conseguir influir positivamente en el equipo”.

Desde Dextra damos respuesta a las distintas necesidades formativas de un mando, desde los conceptos básicos de liderazgo y motivación, hasta temas relacionados con la transformación organizacional, pasando por la dirección “on line” de equipos.

Desarrollo Comercial:

Cómo organizar un equipo comercial, cómo potenciar la venta de productos de alto valor, o cómo incrementar la rentabilidad de un área de negocio son cuestiones fundamentales para cualquier equipo comercial. Desde Dextra ponemos nuestra experiencia, saber hacer  y herramientas formativas para lograr el éxito en el mundo de las ventas.

Tenemos un objetivo: incrementar las ventas y la rentabilidad del negocio de nuestros clientes.

Nuestros itinerarios formativos parten de la valoración de las aptitudes comerciales de los participantes hasta acciones de entrenamiento y coaching para garantizar la utilización de los comportamientos adquiridos.

Para ello nos apoyamos en los nuevos aportes de la neuro-ciencia y en metodologías formativas que permiten “vivenciar” los momentos clave de un equipo comercial.

Habilidades Transversales

¿Cómo aprovecho mejor mi tiempo? ¿Puedo organizar y asistir a reuniones más productivas? ¿Puedo hacer mejores presentaciones?  ¿Puedo potenciar la unión de mi equipo?

Sin duda para lograr el éxito profesional es necesario desarrollar muchas habilidades que no están directamente relacionadas con el puesto o áreas de trabajo.

Desde Dextra aportamos una formación específica para desarrollarlas basadas en la simulación de casos reales y en formación experiencial.

Además, y como en todas las demás áreas, realizamos Planes de Acción Individuales y acompañamos a los participantes en su puesta en marcha a través de metodologías de Coaching presencial y “on line”

Claves en la Formación Dextra

Preguntas frecuentes sobre la formación Dextra.

¿Cómo se diseñan las soluciones formativas?

“Partimos de una valoración objetiva de las necesidades de aprendizaje / cambio de los participantes. Contamos con herramientas de “Assessment” que permiten valorar el antes y después de la Formación. “Lo que no se puede medir no se puede mejorar. A partir de esta valoración elaboramos las distintas etapas de formación a desarrollar.

¿Son útiles las nuevas tecnologías en los procesos formativos?

“Hoy resulta imprescindible apoyarse en las nuevas herramientas y tecnologías, tanto para asegurar la transferencia al puesto de trabajo de los contenidos transmitidos, como para facilitar / guiar en la puesta en práctica de los Planes de Mejora que surgen de estas acciones formativas”.

¿Cómo se logra la implicación emocional de los participantes?

“Utilizando diferentes metodologías formativas,  cabe destacar la co- creación y el concepto de Story Telling, como núcleos desde donde se articulas los procesos de aprendizaje” De igual manera el conocimiento y la adaptación a la realidad del participante resulta clave para incrementar su motivación por el aprendizaje”.

¿Cuáles son las metodologías experienciales de mayor impacto?

“Utilizamos el aprendizaje visual y participativo para la identificación y generalización de mejores prácticas. Un ejemplo de éstas son:

  • La elaboración y “emisión” de un Informativo o de un Documental. Útil para potenciar las habilidades de Comunicación, Trabajo en Equipo y Gestión del Tiempo.
  • Elaboración de una Revista sobre su actividad. Útil para compartir experiencias y transmitir las mejores prácticas de los participantes.
  • El Camino de Santiago, sirve para favorecer la unión y la comunicación interpersonal entre los miembros del equipo”.

¿Qué tiempo necesitamos para consolidar nuevas habilidades y actitudes?

“Más que una cuestión de tiempo es un tema de frecuencia, para consolidar nuevas conductas es necesario desarrollar un Proceso de Aprendizaje que contemple varias etapas y que en cada una de ellas los objetivos y las metodologías sean diferentes. Debemos sorprender continuamente al participante (sobre todo a aquellos que ya han pasado por varias acciones formativas)”.

¿Cómo se garantiza el éxito de la formación impartida?

El éxito depende de varios factores que van desde la correcta medición de las necesidades / posibilidades de mejora hasta el diseño de las diferentes etapas formativas. Pero desde nuestra experiencia, sin duda, el factor clave es el Seguimiento. Si no acompañamos al participante en la puesta en práctica de lo aprendido, si no damos respuesta a sus dudas y a sus dificultades no tendremos éxito. Habremos formado pero no habremos conseguido que las personas desarrollen nuevas conductas y actitudes en su puesto de trabajo.